546 Shares 8053 views

Marcelo Salas es un hechicero chileno de fútbol

La tierra latinoamericana siempre ha sido famosa por sus muchas estrellas de fútbol. Para muchos de ellos, el fútbol se ha convertido no sólo en un medio de ganar, sino en el sentido de la vida. Desde la infancia, muchos chicos están persiguiendo el balón en el patio todo el día, en secreto soñando con convertirse en famosos futbolistas. En este artículo vamos a hablar de un hombre que ingresó su nombre en la historia del deporte y usó el apodo de "Matador". Su nombre es Marcelo Salas.


Nacimiento

El legendario futbolista nació el 24 de diciembre de 1974 en un pequeño pueblo chileno llamado Temuco. Desde temprana edad, Marcelo Salas comenzó a jugar al fútbol. En su juventud, jugó para el equipo "Univesidad Chile", que celebró sus partidos en casa en Santiago. Para un hombre, este período de tiempo fue bastante difícil, porque sus padres, amigos, parientes vivían en Temuco.

La amargura de la decepción

Joven talento futbolístico – Marcelo, intentó repetidamente irse a casa. Tenía nostalgia de su patria, y su padre no tenía la capacidad financiera de visitarlo a menudo en una capital tan remota. Sin embargo, a pesar de la temprana edad, Marcelo Salas era muy consciente de que sería casi imposible lograr el éxito en su ciudad natal, y, a regañadientes, continuó trabajando duro en el entrenamiento.

A la edad de quince años, el presidente del equipo de Temuco prometió al chico que definitivamente lo liberaría en el campo en un juego con el grande del país contra Kolo Kolo. Al final, Marcelo realmente resultó estar en el campo, pero como la persona que da la pelota.

Primer éxito

Marcelo Salas, que apareció en Santiago, cuya foto está abajo, firmemente creía en su brillante futuro. Y la fe ha dado fruto.

El 10 de abril de 1994 hubo un evento muy significativo no sólo en la vida del propio jugador, sino también en todo el fútbol chileno. En sus 20 años, Marcelo vino en el campo como un jugador contra el campeón y marcó tres goles en su puerta, y en la arena principal de todo el estado.

Cada meta era una obra maestra tan pequeña. La pelota voló en diferentes esquinas de la puerta. Así, el país apareció "Matador", que literalmente explotó toda la comunidad de fútbol por su apariencia. La gente comenzó a hablar de él ya escribir periódicos.

Ese éxito no fue un día. La Universidad de Chile se convirtió en dos veces campeona. Y la primera línea del torneo que el club había estado esperando durante casi un cuarto de siglo. Salas se hizo muy popular. Siempre estaba esperando a los fans, las camisetas con el número 11 en las tiendas se vendieron en un santiamén. Pero al mismo tiempo, el atleta entendió que una carrera exitosa sólo puede llevarse a cabo fuera de su país natal y comenzó a pensar en nuevas perspectivas.

Mudarse a Argentina

En 1996, Marcelo Salas se trasladó a uno de los equipos más autoritarios de América del Sur – River Plate. Los periodistas locales y el público inicialmente no aceptaron al futbolista muy amable y no querían reconocer su evidente talento. E incluso a pesar de que en el primer juego marcó un gol contra el oponente. Sin embargo, el chileno fue capaz de pacificar rápidamente a los escépticos y mostrar lo que es capaz de hacer. Literalmente con cada partido el número de sus fans creció, y los resultados de su equipo fueron más que positivos. Tres años seguidos fue campeona y ganó la Supercopa Argentina.

Salida hacia Europa

Los aficionados de River Plate no disfrutaron del éxito del equipo durante demasiado tiempo, ya que estrellas como Salas siempre se verán en el Viejo Mundo. Para el atleta luchó a tales grandes de la camiseta europea, como: "Juventus", "Parma", "Milán", "Napoli".

Como resultó, Marcelo Salas es un futbolista que sabe cómo hacer la elección correcta. En algún momento en Buenos Aires fue el presidente de "Lazio" Sergio Craniotti, que fue capaz de tirar del chileno en su lado. La compra del jugador le costó a los romanos 18 millones de dólares.

En la Serie A, el atleta no tomó demasiado tiempo para adaptarse completamente. Ya en la primera temporada martilló 11 goles en el campeonato y 8 en los juegos de copa. Con el equipo de fútbol romano, el jugador de fútbol ganó la Copa de los Ganadores de la Copa.

El entonces entrenador del equipo de la capital, Sven Goran Eriksson, estaba muy contento de tener un delantero de este tipo. Según el entrenador, en Salas, tanto la habilidad técnica como la capacidad de competir por una posición perfectamente adaptada. A pesar de que el chileno no es alto y no tiene una masa muscular grande, fue bastante fácil de empujar entre los defensores, logrando la posición deseada en el campo.

Además, Marcelo Salas, cuya biografía está llena de varias victorias, tiene otra sorprendente calidad: donde quiera que juegue, siempre se convierte con el campeón de equipo del país.

En 2001 el chileno se trasladó a la Juventus. Con este equipo, llegó a la final de la Liga de Campeones en 2003.

Premios

Antes de estar en Italia, Marcelo recibió la "Bola de Oro" de la publicación deportiva uruguaya El País en la nominación de "Mejor futbolista sudamericano". Este premio fue bien merecido, lo que confirmó dos goles anotados en el invierno de 1998 en las puertas de la selección inglesa. Este doblete ayudó entonces al equipo chileno a ganar una victoria verdaderamente histórica sobre los ancestros del fútbol, y en su propio campo (el juego tuvo lugar en el legendario estadio de Wembley).

En general, para su equipo nacional Marcelo Salas, cuyos mejores goles se pueden ver en las repeticiones de video y hoy, pasó 70 partidos entre 1994 y 2007. Durante este tiempo logró anotar 37 goles. En general, Marcelo – este es exactamente el jugador que muy a menudo podría decidir el resultado de la lucha solo.

En noviembre de 2008, el jugador de fútbol anunció el final de su carrera deportiva. Su último equipo fue la Universidad de Chile.