228 Shares 8040 views

Carácter – esta es la base de la personalidad

Carácter – un sistema de características mentales relativamente permanentes de un individuo, que determinan el comportamiento en diferentes circunstancias de la vida y en la interacción con la sociedad. Está directamente relacionado con el temperamento y otros aspectos de la personalidad. El temperamento determina la forma de la manifestación externa del carácter. La formación de este último está fuertemente influenciada por las condiciones sociales bajo las cuales se formó la personalidad de una persona, y por eso las personas que fueron educadas en condiciones similares comparten muchas de sus características.


El carácter es la parte fundamental que afecta directamente cómo una persona se comporta hacia la situación, y en primer lugar – cómo reacciona a las situaciones estresantes emergentes. Los especialistas distinguen varios grupos de rasgos de carácter en los que depende cómo una persona reacciona a las circunstancias y manifiesta su individualidad.

El primer grupo incluye aquellas características que muestran la actitud del individuo hacia el colectivo, la sociedad y otras personas. Incluyen sociabilidad, respeto por otras personas, capacidad de respuesta y sensibilidad; Los rasgos opuestos son la cerrazón, el desprecio por los que les rodean.

Para el segundo grupo es costumbre relacionar aquellos rasgos de carácter que expresan la relación de una persona con su trabajo y trabajo. Por ejemplo, la conciencia y la responsabilidad de su trabajo, o la pasividad y la pereza.

El tercer grupo de rasgos de carácter muestra cómo una persona se trata a sí misma.

El último, el cuarto grupo, caracteriza la actitud de una persona hacia las cosas (cuan preciso o descuidado, cuidadosamente o descuidadamente se acerca a sus cosas).

Un personaje es un sistema bastante estable. Se forma generalmente en niñez o adolescencia. Sin embargo, un cambio en el carácter es posible a lo largo de la vida, si la persona quiere, o en conexión con nuevas circunstancias establecidas, a las cuales el individuo necesita adaptarse. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que algunas deficiencias de carácter no pueden ser superadas, así como es imposible desarrollar cualidades positivas si se pasa por alto las relaciones centrales, centrales del individuo al trabajo y al colectivo. Es imposible formar una sola propiedad individualmente tomada. Para cambiar el carácter, es necesario desarrollar todo el sistema de cualidades interconectadas, con especial atención a la formación de las relaciones básicas del individuo.

El carácter es la base de la felicidad y el bienestar de cada persona. Debe pensarse lo antes posible. La naturaleza del niño se forma sobre la base de las condiciones y conceptos en que se encuentra antes de llegar a la edad adulta, por lo que el futuro de un individuo depende más de las condiciones sociales y las opiniones en que se plantea. Debe recordarse que las propiedades del carácter de cada individuo dependen en gran parte no de factores hereditarios, sino del entorno social y de las condiciones bajo las cuales se formó la personalidad.