768 Shares 3695 views

Actividad social y pedagógica en la crianza de un niño

La actividad social y pedagógica es una actividad dirigida a un niño específico. Contribuye a la solución de sus problemas individuales por medio de la cognición del individuo y de la sociedad, la búsqueda de técnicas de comunicación adecuadas, la detección de medios que ayudan a resolver su problema por sí mismos. Esto se realiza como un complejo de rehabilitación y medidas preventivas. Y también a través de la organización de varios aspectos de la vida.


La actividad social y pedagógica se basa en principios como la confidencialidad, la dependencia de un enfoque objetivo del niño, un enfoque personal y personal del alumno.

Esto ayuda a resolver las siguientes tareas:

  • La formación de los cimientos de la cultura jurídica en una situación crítica de la sociedad moderna;
  • Formación de habilidades de supervivencia;
  • Fortalecer física y mentalmente a través de la implementación de un complejo de actividades psicológicas, pedagógicas, médicas y de otra índole;
  • Educación de una persona activa;
  • Formación de las cualidades de un hombre de familia y un ciudadano;
  • Formación de autoestima positiva, pasatiempos versátiles e intereses;
  • La creación de orientaciones positivas de valor en el proceso de trabajo correccional y socio-pedagógico;
  • La creación de formas de protección y asistencia sociales y pedagógicas activas para un niño en particular.

La actividad pedagógica es la acción profesional del profesor, con la ayuda de diversos medios de influir en los alumnos, ejecuta las tareas de educación y formación.

El proceso pedagógico se divide en educación, educación, gestión, propaganda, gestión, asesoramiento y autoeducación. El proceso pedagógico es una actividad polifacética y multifacética relacionada con la educación y la educación.

La estructura psicológica de la actividad pedagógica incluye una parte motivadora y orientadora, cuya función es la motivación para llevar a cabo las acciones. Y también el maestro en esta etapa establece metas y objetivos.

En la parte ejecutiva, los medios de influencia sobre los aprendices son elegidos y aplicados.

En la parte de monitoreo y evaluación, el autoanálisis pedagógico se realiza con la ayuda de monitoreo y evaluación de sus influencias educativas personales.

La actividad sociopedagógica comienza de hecho con el hecho de que existe un análisis profundo de la situación inicial, y no la identificación de metas y objetivos. El conjunto de condiciones bajo las cuales se establecen las tareas y metas pedagógicas por parte del profesor, se adoptan y se implementan soluciones educativas, denominadas situación pedagógica.

Cualquier situación en la que se realizan tareas educativas y metas se hace pedagógica.

Las funciones de la actividad pedagógica se dividen en dos grupos: organizativo-estructural y de fijación de objetivos. Estas son funciones tales como: desarrollo, constructivo-organizativo, diagnóstico, coordinador, comunicativo, y también materno y transformacional.

El propósito social de la profesión de un maestro es la comunicación de generaciones. Al entrar en la vida, cada generación sucesiva debe recibir la experiencia de las generaciones precedentes, que se refleja en las costumbres, la moral, el conocimiento científico, las tradiciones, los métodos y los métodos de trabajo. Es precisamente en la acumulación de esta experiencia y en la transferencia a sus alumnos que consiste el propósito social del maestro. El proceso de desarrollo de cada estudiante es gobernado por el profesor, que determina en gran medida las perspectivas para el desarrollo de la sociedad.

Inicialmente, la profesión del profesor era una de las más honorables, más importantes y más antiguas de la sociedad. Así, la actividad social y pedagógica para la vida de cada niño es bastante significativa.